Érase una vez un apuesto príncipe que tenía el sueño de casarse con una princesa. , En su reino había muchas mujeres hermosas e inteligentes, pero él quería que su futura mujer tuviera sangre azul, Una noche de tormenta, mientras estaban en plena charla, alguien llamó a la puerta., – ¿Quién será a estas horas? – dijo el príncipe, levantando las cejas y mirando a su madre con extrañeza – No esperamos visitas en una noche de truenos y relámpagos., Cuando abrió la puerta, su mandíbula se desencajó por la sorpresa. Ante sus ojos estaba una joven bajo la lluvia., – Soy una princesa de uno de los reinos vecinos, señor, ucede que debajo de tu colchón puse un guisante para comprobar si eras realmente sensible., Sólo una auténtica princesa con delicada piel es capaz de notar la dureza de un pequeño guisante debajo de un colchón..

La princesa y el guisante

Theme

Options

Leaderboard

Switch template

Interactives

Restore auto-saved: ?